La clave para alcanzar tu audiencia digital: El Nicho correcto

Internet ha cambiado muchas de las barreras territoriales. Hoy en día la mayoría de servicios se pueden contratar a través de internet,  y esto también incluye al sector de la salud. Cualquier persona que necesite un plan nutricional o que desee explorar nuevas terapias para mejorar su salud puede encontrar al profesional adecuado, con sus mismas perspectivas y prioridades, a través de internet.

Como profesional de la salud que quiere transitar hacia un modelo digital, es importante entender algunos de los conceptos más importantes sobre internet y su funcionamiento. Para afrontar esta nueva demanda y adaptarnos al mundo digital, podemos cambiar las estrategias de marketing para llegar a esas personas que ya no te buscan mediante el código postal para encontrarte, sino que exploran internet esperando encontrar una respuesta concreta a sus necesidades.

 

Las búsquedas

Los algoritmos de búsqueda actuales son mucho más sofisticados. Pueden analizar una mayor cantidad de palabras clave, detectar términos relacionados, e incluso adaptarse a la manera en la que hacemos preguntas de forma natural (y no como si se tratase de un robot). Este fenómeno ha dado lugar al concepto “long tail keywords”, o “palabras clave de cola larga”. Pero, ¿ésto qué quiere decir? Pues básicamente, significa que si bien, antes el algoritmo buscaba una o dos palabras clave, ahora busca frases completas, con sus artículos determinantes, preposiciones y estructura gramatical, convirtiendo a los buscadores en una herramienta mucho más efectiva

Para los usuarios la ventaja es que van a acceder a la información que estén buscando de forma muy precisa, y casi siempre entre los primeros cinco resultados de cada página.

Pero, ¿qué pasa con los proveedores? También supone una gran ventaja, siempre y cuando se comprenda de qué manera te puedes posicionar en los primeros puestos de esas búsquedas. Se trata de una gran oportunidad para ser la voz que cada usuario quiere escuchar: la llave para abrir ese baúl es encontrar el nicho correcto para tu marca personal y tus servicios.

 

El nicho

El nicho de mercado ¡no es un hueco en la pared de un cementerio! Se trata de una porción de usuarios que comparten una serie de características y necesidades para las que no encuentran respuesta en el mercado. Pongamos un ejemplo: Pedro busca una sombrilla con unas medidas concretas y de color rosa. Puede encontrar miles de sombrillas en el mercado, de todos los colores imaginables, pero no encuentra por ninguna parte esa sombrilla específica, con las medidas exáctas y de color rosa. Y como Pedro, hay miles de usuarios buscando esa sombrilla que tú estás vendiendo.

Pero tu nicho de mercado va más allá de tu producto, del suplemento o del tipo de servicio que ofreces, o incluso del tema específico que tratas. Tu porción de mercado debe combinar:

  1. Quién eres (tu personalidad, estilo, tono, etc.) 
  2.  Qué talentos tienes 
  3.  El tipo de problemas que puedes resolver 
  4.  Haber conocido y/o experimentado estos problemas y sus prioridades

La confluencia entre estos cuatro aspectos no es fácil de encontrar, por lo que descubrir tu nicho de mercado ofrece una posibilidad enorme de fidelizar a tus clientes y de ser único. Va más allá de una especialización, ya que se podrán identificar contigo y sentir que les comprendes de una forma profunda y verdadera. De modo que podrían encontrar otras voces parecidas a la tuya, pero no iguales.

 

Encuentra tu porción de usuarios

Digamos que cumplimos todos esos requisitos sobre personalidad, talento, resolución de problemas y experiencia pero, ¿dónde están todos esos usuarios?

Saber cuál es tu nicho de mercado forma parte esencial de tener una buena estrategia de marketing y ser capaz de contactar con tus clientes en la inmensidad del nuevo mundo digital. Para ello, deberás tener en cuenta estos dos factores: haz que te encuentren y diferénciate de la competencia.

1 Haz que te encuentren

Cada vez que produzcas contenido, bien sea una publicación en redes sociales, un artículo, un vídeo o el diseño de un producto o servicio, debes pensar en las necesidades que ese contenido, producto o servicio va a responder. Un buen ejercicio para comprender esas necesidades es ponerse en la piel del usuario y pensar en aquellas preguntas básicas que quieres contestar primero: ¿cómo lo buscarías, qué palabras usarías?

Imagina a una mujer que tiene depresión postparto, y que prefiere no tratarse con antidepresivos tradicionales. Ella ya sabe lo que es la depresión postparto – así que lo que va a buscar probablemente será “remedios naturales para la depresión postparto”.

Por lo tanto, deberemos tener en cuenta el perfil de los usuarios diana, o los usuarios a los que queremos llegar. Nuestra misión será comprender su psicología y ponernos en su piel para “adivinar” qué palabras utilizaría para encontrar nuestros servicios o productos. Se trata de hacer un traje a medida y adaptar los textos con los que acompañamos o explicamos nuestros servicios o productos a la psicología y necesidades de esos usuarios.

De esta manera, cada vez que una nueva persona aterrice en uno de tus videos o de tus blogs, podrá encontrar exactamente lo que está buscando. Y entonces pensará, “sí, este es el doctor especializado en lo que necesito, y que tiene la misma filosofía que yo. Sus soluciones son justo las que me servirán a mí”.

El enlace entre tu nicho de mercado y tu seguidor o cliente ideal es precisamente esas palabras clave de cola larga de las que hablamos antes. Cuando alguien quiere saber qué significa “medicina funcional”, es posible que solo escriba eso en la barra de Google, pero la mayoría de las veces nuestras búsquedas son mucho más específicas.

Cada vez que escribes algo en la barra de Google y haces clic en uno de los resultados, el buscador tomará nota de cuánto tiempo te quedas en esa página, si revisas todo el contenido, o si regresas a la página de resultados nuevamente.

Como las palabras clave más largas y más diferenciadas suelen hacer que los usuarios se queden más rato en el sitio web, Google también califica estos resultados como “mejores”. Por consiguiente, preferirá mostrar las coincidencias más largas por encima de las más cortas.

2 Diferénciate de la competencia

Tanto en los negocios como en las relaciones personales, las conexiones emocionales se rigen por la calidad y la profundidad, no por la cantidad. Si intentas conectar con todos, es muy probable que no logres conectar de una forma verdadera y profunda con nadie. Por lo tanto, si quieres expandir o ampliar tu audiencia tendrás que elegir entre dos opciones:

  • Generar una gran cantidad de contenido → lo que tomará mucho tiempo, y hará que la información relevante se “pierda” entre la ingente cantidad de datos.
  •  Mantener todo muy genérico y superficial → lo que hará que el contenido pierda valor.

Definir el nicho correcto te dará una brújula que podrás seguir con todo el contenido que produzcas. También te ayudará a determinar qué tipo de lenguaje, tono, o actitud quieres mantener, dando solidez y autoridad a tu marca.

De esta manera, puedes estar en Instagram, LinkedIn, y Twitter a la vez, y siempre sonarás como una voz auténtica y honesta – pero sin parecerte a todos los demás.

 

Cómo definir tu nicho

Ya sabemos lo que es un nicho de mercado y cómo funcionan las búsquedas, pero quizá no sea tan fácil ponerse una “etiqueta” que te vaya a definir “para siempre”. Aunque cuando se trata de diseñar un plan de negocio online, es importante comprender que es en esa intersección entre tu experiencia, tus talentos y las soluciones que seas capaz de ofrecer donde encontrarás a esos usuarios que están buscándote a ti, y que estarán encantados de recibir tus servicios o productos porque van a tener tu confianza.

Vamos a analizar un poco algunos ejemplos de nichos que se pueden encontrar dentro de temáticas o áreas de información más generales.

Algunos usuarios pueden presentar sobrepeso debido a desequilibrios hormonales. Pero dentro del mundo de las hormonas hay infinidad de causalidades que provocan un desequilibrio, con el consecuente aumento de peso:

Sobrepeso (Equilibrio hormonal)

  • menopausia 
  • embarazo 
  • metabolismo 
  • ciclo menstrual 
  • estrés 
  • vida sedentaria 
  • alimentación deficiente 
  • etc.

Las causas para el sobrepeso son muchas. Si vamos a un nivel más específico encontramos sobrepeso causado por un desequilibrio hormonal, y si vamos más allá, encontraremos otra capa de causas específicas para ése desequilibrio. De modo que podemos tener una visión holística del problema y observar multitud de factores que influyen, pero concentrar soluciones específicas. Y son precisamente esas soluciones específicas las que conforman las “etiquetas” o “palabras clave” para definir un nicho.

Si tu especialidad es, por ejemplo, las enfermedades autoinmunes, que sería un tema muy amplio, podrías concentrar tus áreas de especificidad en la celiaquía, AIP, síndrome de Hashimoto, tiroides, lupus, etc., convirtiendo cada una de las causas específicas en un nicho de mercado muy concreto que tiene unas demandas, necesidades y soluciones específicas para sus dolencias y a las que puedes ofrecer una respuesta concreta, personalizada y muy efectiva. 

Pasión por tu trabajo

Pero, ¿cómo despertar la curiosidad y hacer que esa porción de usuarios se “enganche” a ti? Aunque parezca mentira, a través de la pantalla, en las redes sociales, o leyendo un texto, el público es capaz de percibir la pasión por un tema, sobre todo cuando ese tema está en consonancia con su forma de comprender y de hacer. Es por eso que es muy importante que te apasione tu trabajo. 

Para identificar mejor cuál quieres que sea tu nicho hemos preparado un pequeño cuestionario para ti.

Puedes responder estas preguntas para considerar tu trabajo y quién eres como profesional:

¿Qué es lo que te gusta? ¿Y lo que no te gusta?

Es posible que tengas que responder una y otra vez las tres o cuatro mismas preguntas en cada charla, entrevista y artículo durante años, quizá durante todo el tiempo que te dediques a ese nicho. Entonces deberías preguntarte si hay algún tema que te apasione a ese nivel.

¿A qué tipo de persona quieres ayudar?

Piensa en las personas que conoces. De todas ellas, ¿con quiénes conectas mejor? Piensa en sus características, cualidades, intereses, filosofía de vida, estilo de vida, etc.

¿Qué impacto quieres tener?

Cuando una persona se convierte en tu seguidor o cliente nuevo, ¿qué impresión quieres que se lleven de ti? ¿Cómo deseas ayudarle a cambiar su vida?

Conclusión

La clave para alcanzar a una audiencia que te siga y que sea fiel a tus contenidos, tu filosofía y tu forma de trabajar es precisamente compartiendo los conocimientos de aquellas parcelas en las que eres un experto y con las que puedes aportar un contenido de valor para ayudar a tus pacientes a mejorar sus vidas. Esas parcelas se refieren a materias concretas, específicas y que cubren una necesidad para la cual posees un conocimiento especializado. Ahí es donde puedes encontrar tu nicho de mercado, tu trocito como especialista, guía, o experto en la materia.

Y ahora ya sabes lo que es un nicho de mercado y cómo puedes encontrar el tuyo. ¿Conocías el término “nicho de mercado”? ¿Cuál es tu experiencia al respecto? ¿Con qué nicho de mercado te identificas? ¿Cuál elegirías?

 

Cuéntanos tu opinión, sugerencias, dudas y experiencias como profesional de la salud en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *