¿Cuántos usuarios necesito para ser independiente?

Internet trajo consigo una verdadera revolución en la manera de hacer negocios. Al principio, parecía que los únicos que podían beneficiarse realmente eran las grandes multinacionales. Ellas eran las que podían vender sus productos de manera masiva, desde un almacén centralizado, sin tener en cuenta las fronteras.

Pero ¿dónde deja eso a los profesionales independientes? Frecuentemente, la mayoría me preguntan lo mismo: “Pero yo no puedo hacer envíos a todo el mundo.” “¿Realmente puedo ganarme la vida así, yo solo, sin ser parte de una gran marca?”

Resulta que sí. Es más, gracias a las nuevas plataformas de pago y al cambio de mentalidad que nos trajo la pandemia de 2020, ahora es más fácil que nunca. No necesitas tener millones de clientes o convertirte en el nuevo Herbalife. Dependiendo del tipo de producto que estés ofreciendo, es posible que sólo necesites 100 usuarios fidelizados.

El Nacimiento de la “Economía de la Pasión”

La “economía de la pasión” (también llamada en inglés passion economy o creator economy) es el nuevo paradigma para ganar dinero en línea. En lugar de vender un producto a las masas, la economía de la pasión se enfoca en crear contenidos muy específicos, que se dirigen especialmente a las personas que comparten la misma pasión que el creador.

Pasión vs. Atención: ¿Qué ha cambiado?

Este es un giro radical frente al modus operandi de hace unos años, conocido como “economía de la atención”. Entre el 2012 y el 2018, nuestras redes sociales se vieron invadidas por influencers que se jactaban de tener decenas de miles de seguidores cada uno. Estos influencers intentaban siempre atraer a la mayor cantidad de público posible, y capturar la “atención” de cada posible cliente por tan solo unos minutos. A cambio, mostraban publicidad en una esquina y ganaban pequeñas comisiones por cada persona que los veía.

Eventualmente, la economía de la atención fue víctima de su propio éxito. Un influencer podía influir en nuestras decisiones de compra un par de veces – pero a medida que las legiones de seguidores crecían, la relación entre influencer y seguidor se volvió cada vez más aséptica. La “estética Instagram”, con sus colores pasteles y refranes superficiales, ya estaba resultando sosa incluso antes de que la pandemia nos obligara a encerrarnos en casa durante unos meses.

En cambio, la economía de la pasión no busca volverse famoso ni llegar a las masas. Está basada en relaciones a menor escala, mucho más personales. Ofrece contenidos más profundos sobre temas mucho más especializados. Los seguidores de este tipo de contenido saben que han encontrado a alguien que les habla directamente a ellos, y están dispuestos a apoyar a alguien que los entiende y con quien se sienten identificados.

“Pero yo soy médico/terapeuta/entrenador” ¡Esto también es para ti!

Los ejemplos más visibles y exitosos de la economía de la pasión son casi todos artistas. Producen videos en YouTube, escriben blogs de acceso exclusivo, crean webcómics o producen podcasts. Son creadores y tú eres un científico. 

Sin embargo, los mismos conceptos se pueden usar en tu negocio en línea. Todo depende de cómo definas tu producto.

¿Qué tienen en común los planes de dieta o ejercicio, las evaluaciones o diagnósticos, y los podcasts? Que todos son “intangibles”. Son creaciones que tú traes a la realidad, basadas en tu capacidad y tus experiencias.

Por ende, muchos de los principios básicos de la nueva economía de la pasión pueden ser adaptados a tu profesión. En gran medida, se trata de orientar y definir tus productos dentro de un “estilo de vida”. ¿Pero, qué es el estilo de vida? Según la sociología, se trata de un grupo de individuos que comparten ciertos intereses, opiniones, comportamientos y conductas que siguen unas pautas concretas. Si, por ejemplo, puedes ofrecer servicios como nutricionista, enfoca esos productos a un estilo de vida concreto, siguiendo esos patrones o pautas. Tendrás que adaptar tu escaparate y reducir tu enfoque: ya no se trata de ofrecer infografías sobre “nutrición vegetariana”. En vez de eso, puedes dar recomendaciones específicas (tips) para vegetarianos que levantan pesas y viajan frecuentemente.

La teoría de los “1000 fans”

Uno de los primeros ensayos que describió las posibilidades de construir un negocio digital “profundo” en vez de “amplio” fue Kevin Kelly, con su ensayo “1,000 true fans” (mil verdaderos fans). Según su explicación, un creador independiente de contenidos solo necesitaba encantar a 1,000 verdaderos seguidores que le brindaran $100 dólares al año cada uno.

 1,000 personas x $100 = $100,000 al año. 

Quizás no sea suficiente para mudarte a Beverly Hills, sobre todo después de pagar impuestos y los gastos de tu negocio, pero es suficiente para una vida bastante cómoda.

Kelly publicó este ensayo en 2008, y en ese momento, parecía una herejía. Por esos años, la mayoría de blogueros y estrellas de YouTube se concentraban en vender espacio de publicidad y vínculos para productos afiliados. Por cada venta que venía de uno de sus links, o por cada persona que hacía clic en un anuncio, sacaban centavos. Para vivir de eso, necesitabas verdaderas legiones que te prestaran atención por unos minutos. 

Pero ahora tenemos Patreon, Twitch, y una gran cantidad de plataformas por subscripción. ¿Y acaso no funcionan exactamente como predijo Kelly? Para un usuario de Patreon, es relativamente fácil suscribirse al nivel más bajo y pagar $10 al mes a cambio de ver el contenido que es exactamente el que le gusta. De paso, quizás pueda ver videos exclusivos extra, enviar sugerencias al creador (o incluso intercambiar mensajes directos y comunicarse con él o ella), y unirse a un canal de chat con otras personas que tienen la misma afición.

Para el creador es mucho más fácil encontrar 1000 personas que quieran pagar $10 al mes, que encontrar a 100,000 que “aterricen” en tu página por accidente.

Una alternativa Premium: “100 fans de verdad”

Kevin Kelly puede haber hecho buenas predicciones con 10 años de adelanto, pero según Li Jin, se quedó corto. La economía de la pasión ha crecido lo suficiente como para desarrollar un sector “Premium” o de lujo.

Bajo ese concepto, ya no necesitas 1000 seguidores de $10 cada uno. Con solamente 100 fans de verdad que te paguen $1000 al año cada uno, puedes conseguir la misma cantidad de dinero.

Desde un punto de vista aritmético, todo funciona, ¿verdad?

¿Puedo hacer esto con el mismo contenido para todos los usuarios?

¡Por supuesto que no! Pero si eres un terapeuta, entrenador, o médico funcional, estás en una posición única para brindar un servicio que vale $1,000.

Para esto, tienes que brindar algo más elaborado que un artículo exclusivo o un chat grupal. Por $10 dólares al mes, un seguidor quiere apoyarte porque le gusta lo que haces. Por $100 dólares al mes (o un par de cursos de $400, o una consultoría de $1000), tus seguidores esperarán atención personalizada, más acceso, y sobre todo, algo que le traiga un cambio a sus propias vidas.

¿Dónde puedo encontrar este tipo de fans?

La clave del modelo de “100 fans verdaderos” es que no tiene que reemplazar al modelo de “1000 fans”. El mejor lugar para encontrar a este tipo de fans a ultranza es cuidar a tus seguidores y clientes ocasionales.

Piensa en esto como una pirámide. En la base está la persona que ocasionalmente visita tu página y revisa tu contenido gratuito. Quizás vea tus artículos introductorios, o tenga acceso a un plan de ejercicios “modelo” que es fácilmente adaptable a una gran variedad de metas.

Un grupo pequeño de ellos se quedará enganchado y visitará tu página frecuentemente. Después, se volverán tus patrocinadores y suscriptores, y te darán entre $5 y $20 al mes. A cambio, te podrán enviar preguntas directamente, y acceder a una serie de planes de salud diseñados para metas específicas.

Para muchos, esto será suficiente. Pero algunos querrán resultados especiales, o algo que se adapte a su agenda o historia clínica específica. O quizás han visto los resultados de otros, y simplemente quieren competir.

Éste es el tipo de fan con el que deberías trabajar directamente. A diferencia de alguien que simplemente pide una cita en tu clínica tradicional, esta persona ya cree en tus métodos y tu filosofía. No los cuestionará, y pondrá todo de su parte para seguir tus recomendaciones – ¡para eso paga $200 al mes!

En resumen

La cantidad de usuarios que necesitas dependerá del tipo de servicio que les ofrezcas. Puedes tener 1000 seguidores que se suscriban con la cuota mínima, o 100 que deseen cambiar su vida gracias a tu sistema. Ambos modelos son compatibles. Lo importante es que te sientas cómodo con el tipo de relación que tienes con tus fans. Gracias a Fortiche, podrás tener la oportunidad de llegar a más personas, descubrir a las que podrían ser tus seguidores, y cuidar y conservar a aquellos que pueden convertirse en tus fans para toda la vida.

Cuéntanos tu opinión, sugerencias, dudas y experiencias como profesional de la salud en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *